domingo, 6 de abril de 2014

MI EDAD FÍSICA, MI EDAD MENTAL Y OTRAS CUESTIONES.


Ya he cumplido los 50.

Medio siglo de experiencias, ¡cómo suena eso de medio siglo!... ¿da miedo? pues confieso que no, porque ni yo misma me lo creo.



                



Siempre se ha dicho que la vida cambia radicalmente para la mujer después de los 50... no estoy en absoluto de acuerdo, no es algo que haya notado de forma drástica, el cambio ha sido lento y paulatino a partir de... ¿los 40?.



Con el paso de los años ha llegado la madurez y si, me ha supuesto cambios psíquicos, físicos, sociales... e incluso sexuales ;)

Pues bien, voy a centrarme en esos determinados cambios relacionados con mi apariencia, estos cambios físicos que son la consecuencia lógica de que he vivido, esos cambios que simplemente no he podido evitar y que he asumido con la mayor naturalidad del mundo.

Prolongar la apariencia juvenil no es una de mis principales preocupaciones, aunque por desgracia, en la sociedad en la que vivimos sea lo que más se potencia.


Que no me preocupe envejecer, no significa que no aproveche lo que la cosmética o la medicina ofrece para poder tener mejor aspecto, siempre que sea asequible a mi economía.  

Lo único que descarto en este momento es el quirófano, ya he pasado por el  suficientes veces en estos cincuenta años y no precisamente por estetica...


 



  Uno de mis cajones de restauración.



Pasar de los 50 no ha hecho que pierda mi estilo personal de vestir ni de maquillarme, simplemente he tenido que adaptar mis gustos a mis nuevas "circunstancias". Ni se me ocurriría dar una clase de estilismo, solo pretendo comentar como yo me "apaño" en el día a día.

 No puedo negar que a la hora vestir algunas veces me he sentido frustrada he indecisa, la ropa ya no me queda igual y algunas prendas que antes me gustaban ahora me hacen sentir incomoda. A pesar de ello yo no he renunciado a las faldas cortas, a los vaqueros pitillo, a los zapatos de tacón y plataforma, a las cazadoras de cuero o a las deportivas. 

 Con lo que si suelo tener cuidado es con los volúmenes... me explico: si llevo un pantalón o falda ajustada siempre opto por una prenda suelta en la parte superior, que llegue hasta la altura de la cadera.


 Creo que esto no es cuestión de edad, esta más bien relacionado con la forma de mi cuerpo, soy muy ancha de caderas. Dicen que la nariz y las orejas nunca dejan de crecer, pues en mi caso tengo unas poderosas caderas que tampoco dejan de crecer...




¡Soy una mujer pera!



Siguiendo con los volúmenes, si me pongo una falda amplia o con vuelo, procuro combinarla con una camiseta o blusa más ajustada... bueno, tampoco muy ajustada, no es cuestión de parecer una morcilla.


  "Ricas, ricas, pero solo en el plato"



Negro + verde



  El color negro siempre ha sido mi preferido en la ropa, pero últimamente creo que me da un aspecto demasiado triste, ¿solución? he optado por los complementos de colores vivos.







  Los complementos me dan gran juego a la hora de vestir.







 Me permite ampliar mi vestuario enormemente, incluyendo muchísimas combinaciones nuevas







 Creo que los complementos en la moda son los detalles que diferencian a una persona de otra.






Y confieso que a  la hora de  utilizarlos le echo mucha imaginación...



(Si, he cumplido los 50 pero aún no he madurado, o... ¿quizá sea por qué nací sin vergüenza?)





 También soy de"hoymelopongotodoigual",como muestra aquí tienen un conjunto total vaquero  del que abuso mucho...








Más comodo imposible.







   Dos reflexiónes  personales:
  1. Creo que la belleza esta en la armonia de las cosas.
  2. La edad depende sobre todo del "yo" interior.


 Y para finalizar, la frase tonta de esta entrada.




 "con los años me siento menos atractiva, pero más interesante".




 Gracias por leerme.

Nos vemos pronto, Saludos desde mitad del Atlántico.

Rosa.