viernes, 14 de febrero de 2014

REFLEXIONES DESDE UN BANCO DE REMO.



En mi época infantil no me gustaban los números. En mi época adolescente seguían sin gustarme...en mi época madura he cambiado de idea con respecto a ellos, ahora directamente los odio. Mucha culpa de ello la tiene esa famosa fórmula de IMC que se alguien sé inventó. Os cuento…


Hoy 12 de febrero de 2014 hace exactamente 2 años 7 meses y 3 días que dejé de fumar. Últimamente  me metía diariamente entre pecho y espalda, (nunca mejor dicho) una cajetilla de cigarrillos; en los días de farra, lujuria y desenfreno podían caer sin problema dos. ¿Qué cambios he notado desde entonces? Aparte de que obviamente respiro mejor, mi piel esta mucho más limpia por dentro y por fuera. Por dentro porque ahora es trasparente y refleja la luz y por fuera porque el humo  ya no ciega mis poros (como la famosa canción de The Platters “El Humo Ciega Tus Ojos”: Oh, when your heart's on fire. You must realize Smoke gets in your eyes….. tututuaaaa..)

Otro cambio importantísimo, recuperación del sentido del gusto…oh, oh, oh, ¡pero qué bueno está todo! Mmmm una galleta con el café de media tarde, o  quizá dos galletas con el café de media tarde. Después de cenar ¿echas de menos el cigarrín? pues pillas una pastillita de chocolate o ya puestos… mejor que sean dos. ¿Consecuencia? el  cambio más visible: 8kg más de carne y grasas varias desparramadas y localizadas todas por la misma zona: abdomen, caderas y culo. He pasado a ser una mujer de talla grande. Me río yo del calificativo “mujer de talla grande”. No perdona, ¿ por qué yo soy una "mujer de talla grande"?, tú eres una "mujer de talla pequeña". ¡Qué manía con medir todo siempre al alza!

Y sigo contando. Ya estoy  entrando en esa edad en la que  las hormonas se desbaratan por completo y se vuelven díscolas. Sí, esa edad en las que las protuberancias mamarias unos días no existen, es decir, sabes que están porque cuando te pones el sujetador  te encuentras  con dos cubículos redondos que se supone están creados para albergar algo,  así que te buscas ese par de "algo" y las colocas. Otros días no te caben dentro porque a la hormona que le corresponde, le da la gana volver a trabajar  y hace que se te hinchen de tal manera, que "talmente" pareciese que van a estallar.  Además, si en la edad núbil los cambios de humor durante “esos días del mes” son tremendos, ahora  debido a ese sube y baja hormonal son tremendos “todos los días."
    
Toda esta charleta me ha servido como preámbulo para terminar contando que la formulita odiosa  me confirma lo que yo ya sabía, pero de una manera técnica.  Es  lo siguiente:




Calcula tu Índice de Masa Corporal (IMC):

      67
158
Tu Índice de Masa Corporal (IMC) es: 26,8
La opinión de nuestro experto:
Tu peso parece moderadamente excesivo en relación a tu estatura. Este sobrepeso puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas, vasculares e incluso diabetes. El riesgo puede verse incrementado por otros factores de riesgo como el tabaquismo, la hipertensión o el colesterol. Si ya presentas un factor de riesgo, un descenso de peso te sería beneficioso. Una alimentación baja en grasas y un mayor consumo de frutas y verduras, aunado a la práctica de una actividad física regular te permitirían recobrar tu peso ideal. Tu médico te dará consejos adecuados para alcanzar este objetivo. El IMC es un método fiable para los adultos de entre 20 y 65 años, pero existen casos en los que su uso no se aplica, como en las mujeres embarazadas o las que dan el pecho, los atletas de resistencia y las personas con mucha musculatura.





http://nutricion.doctissimo.es







Vale, entendido. Y a partir de ahora ¿qué?...
La que escribe se puso manos a la obra y además de nadar un par de días a la semana, empezó  a ir al gimnasio. Y este es el relato de mi primer día:


  • Fila de gente esperando a que una cinta de correr se quede libre. Descartado
  • Fila de gente para apuntarse a una clase de spinning.Todos equipados con guantes, culotes y zapatillas especiales. Descartado.
  • Paseíto entre las bicis estáticas. Todas ocupadas. Descartado.
  • Vista rápida a la zona de aparatos. Bueeeno, ejem,ejem, cuanto musculado y cuanta niña mona revoloteando alrededor.  Además, ni pajolera idea de como se usan las mayoría de las maquinas. Descartado.
  • Fila de gente para apuntarse a una clase de GAP. Mira esto pinta bien... para allá que me voy con la sonrisa en la cara. Precisamente eso es lo que necesito, adelgazar y fortalecer de cintura para abajo.

La superwoman lo va a dar todo.  Vamos ¡Música! Sube, baja. sentadillas, ¡vamos, vamos, vamos!......
Vamos,   vamo,    vam,   va,   v _______________________
________________________________________________
_________________________________________________


bip - bip - bip - bip. 






                                                      ¡Vuelvo a la vida!


 Durante los tres días siguientes fui incapaz de levantar una triste brocha de colorete (). Durante los tres días siguientes mis pies solo podían calzar zapatillas (soy mujer de taconazo). Durante los tres días siguientes el Ibuprofeno y el Reflex fueron mis fieles aliados. No pedí la baja laboral porque mi amor propiono me permitió contarle la verdad al médico. Como alguien dijo una vez, no recuerdo quien, gracias al dolor descubrí zonas de mi cuerpo que antes no sabía que existían.

Volví, pero esta segunda vez pedí asesoramiento al personal del complejo deportivo. Elaboraron una rutina de ejercicios especifica para mis necesidades, teniendo en cuenta mi forma física y mi edad.

Y no podéis ni imaginar a lo que más gustillo le cogí...



              


   ¡AL BANCO DE REMO! 



El desenfoque de la foto se debe a la gran velocidad que alcanzo durante el entrenamiento. (y también a que el fotógrafo es un "matao")

Y así vamos de momento. Difícil pero a poco a poco.


Gracias por leerme.

Muchos saludos desde mitad del Atlántico.